S.T.I.A Chubut

Por los trabajadores despedidos de la planta de Soriano S.A

El FpV-PJ de la localidad de Gaiman quiere expresar su solidaridad con los trabajadores de la planta Soriano S.A. que recientemente fueron despedidos.

Un telegrama que fue redactado hace más de un año, cuando el Gobierno Nacional decidió un cambio de 180º en la política económica permitiendo, por ejemplo, el ingreso indiscriminado de bienes desde el exterior.

Durante todo el 2016 vimos como entraban en crisis y/o cerraban fábricas, comercios y PyMEs de todo el país condenando a muchos compatriotas a engrosar los índices crecientes de desocupación.

En ese marco, la semana pasada muchos vecinos de nuestra localidad, algunos con más de treinta años de servicio y cerca de jubilarse, se quedaron sin su fuente laboral. Y entonces, esos números e índices que veíamos tan abstractos pasaron a tener la cara de un amigo, un familiar o un conocido y, detrás de ellos, una familia entera y su historia.

Además del cimbronazo personal para cada trabajador, esto supone un gran golpe a la economía de nuestro pueblo, en un contexto de retracción del consumo, suba descontrolada de precios y aumento de la desocupación. Porque si creemos que el despido afecta solo a esa persona y su núcleo familiar, claramente estamos equivocados. La cadena comienza a eslabonarse.

Ante este análisis, nuestras autoridades municipales y provinciales aún no se han manifestado, en un silencio que roza la complicidad con la patronal, que los pone en la vereda (o el barrio) de los empresarios, accionistas y jefes.

Reuniones en Buenos Aires, gacetillas, fotos y promesas. Resultado: 32 gaimenses sin trabajo. Podrán decir que se trata de una actividad privada. Por supuesto, pero las actividades privadas se dan en el marco de políticas públicas impulsadas por funcionarios que deciden darle prioridad a la industria nacional o abrir las importaciones sin importarles consecuencias como éstas.

Se trata de un plan económico que está en contra de los trabajadores. Creer en el Gobierno Nacional, votar sus leyes y replicar políticas a menor escala los hace inmensamente más responsables que el señor que negocia algas por nueve dólares menos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+